Di muchas vueltas para decidirme a sacar este post. No, no es que tenga algo que confesar a lo Ricky Martin. En realidad es por lo sucedido a partir de diciembre 2009:

Me encontraba con trabajo, había sustentado, por fin obtuve mi licenciatura, presenté una ponencia (a la distancia) sobre Ribeyro, seguía con la gata… las cosas estaban relativamente tranquilas.

A mediados de febrero se fue al diablo la relación con la gata, valgan verdades nunca fue un paseo por el campo y me jodió mucho su forma de comportarse. Por otro lado no llegaban otras chambas, moneda a moneda los ahorros se agotaban, ya había mandado mi currículum número chuchomil y todavía no encontraba ingresos estables.

Todo esto colaboró a bajonearme, encima se malogró mi carro, le cambiaron la bomba de gasolina, estuvo funcionando bien pero hace dos semanas se volvió a estropear (maldito embrague), así que he vuelto a ser otro gato peatón, por lo menos hasta que termine abril.

En el plano laboral tuve minicachuelos, de las postulaciones respondieron con ofertas ridículas, así que continué buscando. La semana pasada se acordaron de mí en la chamba y evalué. Cayó totalmente de sorpresa, fue un ritmo agotador, despierto de 7.15 am a 2.30 am pero me sirvió para respirar. Me dijeron que habrá algunas más, con viaje de por medio.

Respecto al amor, veo que en mis diversas relaciones he tendido a cometer los mismos errores/patrones, como diría Julio Iglesias: “tropecé de nuevo y con la misma piedra”. Por medio de la terapia, acompañada de mucha instrospección, entiendo que mis rollos e inseguridades impiden que sea del todo feliz.

Freud decía que una persona sana puede trabajar y amar. El tan anhelado equilibrio. Intento concentrarme en la primera parte porque conozco a mi corazón, aún no está listo para enfrentar espejismos e iniciar una relación estable. Por ahora quiero disfrutar mi libertad sin hacer daño a nadie.

A pesar de poseer escaso capital, para no quedarme estampado en casa fui saliendo. Poco a poco lo blues se marcha. Debo agradecer a las amistades como Manuel, también a nuevas personas que he conocido.

¿Por qué les cuento estas cosas? Imagino que es un signo de mejoría, animarme a hablar sobre lo sucedido, dar vuelta a la página. Ya que el blog ha cumplido 5 años escribiré sobre temas de los cuales no me animaba a tocar por ser un Anónimo conocido. Así que prepárense, ¡allá vamos!


“Si todo empieza y todo tiene un final
hay que pensar que la tristeza también
se va, se va, se fue…”.

Anuncios

Acerca de El gato descalzo

Cosas que (me) pasan, blog de El gato descalzo, apareció como vitrina cultural en 2005. Al cumplir 7 años, nació EDITA EL GATO DESCALZO, editorial independiente peruana que publica libros en físico y en digital. Pueden escribirnos a cosasquemepasan@gmail.com, visitar nuestra página en Facebook, www.facebook.com/editaelgatodescalzo y/o dejarnos un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s