A propósito del poemario Yaku-Unupa Yuyainin. La memoria del agua – Runapa Siminpi Qillqasqa de Ugo Facundo CarrilloCavero, que será presentado en estos días, la escritora Ana María Intili nos entrega la siguiente reflexión:

Sobre Ugo Carrillo y su Memoria del agua

Ana María Intili

Lo ví en dos ocasiones, en su ciudad natal primero y minutos antes de la cena 2009, en el Gremio de Escritores del Perú, luego. Siempre es alegría, regocijo, no solo en la palabra, sino en su persona, en la forma de dicir y expresar, de vivir participando.

Todo él es lenguaje, ritmo, armonía. Como imaginamos que fueron nuestros pueblos originarios en especial los de América y Africa. A todo se le animaba, a todo se le atribuía vida, estaba en el orden de lo humano, se le reverenciaba y respetaba. LLevaba implícito una historia, una moraleja, una enseñanza, una advertencia, que se transmite de generación en generación. Era la manera de leer y escribir, como lo fueron sus ceramios, las mantas, los mates burilados, sus máscaras y tantas otras formas que tuvieron para hacerlo explícito.

Allí estuvieron su lengua y su gramática. Cada figura era un símbolo, que colocada junto a otro tomaba significado. Las historias que expresaban en sus imágenes. Allí estuvieron la escuela, la universidad. La ignorancia fue del invasor, fue también, el mayor óbice para entender.

El animismo era una forma natural de concebir su cosmos. En Ugo el lenguaje no se inicia en su voz, tal vez sí se continúa o termine. Como ocurría en sus ancestros, su lenguaje comienza en su cuerpo, con una energía cósmica, que se manifiesta en la forma de comunicarlo, de comunicarse, en la manera de expresar, participando, involucrando al otro. En sus danzas, cada movimiento, mirada, gesto, expresa algo. Cada fiesta tiene su ritual. Es una dialéctica siempre, el otro existe, el otro importa, el otro toma vida, relevancia. El cuerpo, es la expresión total de su yo, es natural, tanto que no sinteron la necesidad de ocultar algunas partes, llamadas hoy púdicas. Así fueron descubiertos e invadidos, así mal calificados, vapuleados a extremo tal del exterminio.

El ignorante fue el hombre blanco, él era el diferente, el bárbaro, el invasor. No había sido invitado y llegó. No pudo, no supo maravillarse de lo que veía, es más, no veía. Su intención no era ver. Su intención fue hacer propio lo ajeno, sin asistirle derecho alguno.

Ugo es testimonio vivo de su raza, de su territorio, de su gente. Por eso es hermoso verlo, escuchar, compartir el espacio, el tiempo. Se vuelve contagioso, pero no de enfermedad, sino de alegría, de vida, de energía universal.

Un abrazo en la amistad literaria. Ana María.


Imagen tomada del blog La alforja de Chuque.

Anuncios

Acerca de El gato descalzo

Cosas que (me) pasan, blog de El gato descalzo, apareció como vitrina cultural en 2005. Al cumplir 7 años, nació EDITA EL GATO DESCALZO, editorial independiente peruana que publica libros en físico y en digital. Pueden escribirnos a cosasquemepasan@gmail.com, visitar nuestra página en Facebook, www.facebook.com/editaelgatodescalzo y/o dejarnos un comentario.

»

  1. […] igual modo, Arteidea Editores y el Gremio de Escritores del Perú, respectivamente, dedicarán actividades especiales para rendir homenaje al centenario de los […]

  2. […] De Lima: Bernardo Álvarez, Armando Arteaga, Germán Atoche, José Luis Ayala, Carlos Carnero, Ugo Carrillo, Juan Cristóbal, Gonzalo Espino, Ángel Garrido, Willy Gómez, Giancarlo Huapaya, Ruth Hurtado, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s